Consejos

Merengue

Y no me refiero al merengue dominicano, que es un baile y está muy bien, sino a los de comer.

Hay como mínimo tres tipos de merengue. Se diferencian sobre todo en su consistencia y claro está, en la manera de elaborarlos. El francés, el italiano y el suizo, en orden de consistencia.

me-fr-it-su

El merengue italiano también se conoce como marshmallow (que no tiene nada que ver con el sistema operativo Android). Los cubanos que tomaban helado en Coppelia lo conocen bien, por lo menos hace muchos años, ahora ya no sé en que punto está ese tema…

Para los no duchos en la materia, Coppelia era (y es) una famosa heladería que hay en La Habana. Allí valía la pena hacer cola en hora punta para tomar exquisitos helados en variadas formas. Luego la calidad fue mermando y después la han dividido en una zona donde se paga en divisa y otra en moneda nacional.

Volviendo al tema, he visto en la web un artículo interesante sobre los merengues, excluyendo el dominicano, que reproduzco parcialmente aquí:

“Los tres tipos de merengue que se elaboran para repostería son el merengue francés, el merengue suizo y el merengue italiano. Los ingredientes básicos empleados son las claras de huevo y el azúcar.

Las claras se pueden montar a mano o en la batidora eléctrica hasta que adopten una textura esponjosa.

Para preparar el merengue francés tenemos que batir las claras a punto de nieve y cuando empiecen a hacer espuma, añadir el azúcar hasta obtener un merengue brillante.

El merengue suizo es un poco más complicado. Hay que calentar las claras con el azúcar al baño maría hasta que alcancen los 55ºC. Cuando alcance la temperatura indicada, se montan.

Es ideal para usar en las tartas como decoración o relleno.

Finalmente el merengue italiano, cuya principal diferencia es que se prepara con almíbar en vez de azúcar y es el más complicado de todos.

Para preparar el merengue italiano tenemos que montar las claras a punto de nieve y por otro lado, preparar un almíbar con agua, azúcar y un poco de glucosa para evitar que cristalice el azúcar.

El almíbar hay que calentarlo hasta que alcance 118ºC. Una vez alcance la temperatura, se añade poco a poco sobre las claras mientras se baten hasta obtener un merengue muy brillante.

Un truco para montar las claras con facilidad es que no tengan restos de yema y usar un recipiente limpio y seco.”

(Fuente:http://canalcocina.es/sabias-que/trucos-y-consejos/truco-de-los-dulces-con-alma-diferencia-entre-merengue-frances-suizo-e-italiano)

Hasta aquí, amigos, a endulzarnos la vida…

Notas:

  • También hay merengue japonés…, pero es una versión del francés.
  • En un restaurante me dieron una vez un postre con merengue veneciano, según el camarero, pero pa’mí que se equivocó, porque mi amigo Mr. Google no me ha dado información al respecto.
Sin categoría

Gin – Tonic

Es la copa de moda y me gustaría compartir estas recomendaciones. Unos se decantan por los gin-tonics más elaborados (que a veces parecen macedonias) y otros por los más simples que se basan solo en la calidad de la ginebra y la tónica. No sé ni quién me dio el pdf, pero es muy instructivo. Ah, bebed con moderación, amigos.

Gin_Tonic_version_2.0

 

Consejos

Definición del amor

Esta receta ya es un poco más difícil de conseguir. Así que lo dejamos en lo que dice Quevedo.

cupidopsique

Definición del amor – Francisco de Quevedo

Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.
Es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado.
Es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero paroxismo;
enfermedad que crece si es curada.
Éste es el niño Amor, éste es su abismo.
¡Mirad cuál amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo!

Recetas

Tortilla de patatas (usando el microondas)

img_20170104_163420402Receta: Tortilla de patatas (usando el microondas)

La tortilla de patatas clásica, la española, la de toda la vida es insuperable, pero ahora que están de moda las dietas y el comer sano, algo se puede hacer para seguir comiendo tortilla  de patatas sin usar tanto aceite. En este caso, lo que se hace es “freir” las patatas en el microondas.  Y queda buena. A mí me la enseñó una compañera de trabajo y desde entonces la hago así.

 

Ingredientes

8 huevos

4 patatas de medianas a grandes

1 cebolla blanca

Sal

Aceite de oliva

 

Preparación

Pelar y cortar las patatas del mismo modo que se hace para la tortilla original (en pequeños dados o en lascas sacadas de las esquinas)

Cortar la cebolla en juliana.

En un recipiente apto para microondas echar las patatas y la cebolla, un poco de sal y un chorrito de aceite (suficiente para dejar las patatas brillantes). Mezclar bien y poner en el micro de 15 a 20 minutos a máxima potencia.

img_20170104_162044288

Los microondas son muy suyos y los tiempos de cocción dependen de la calidad y la potencia. Yo recomiendo darle 15 minutos, hacer una pausa a los 7, revolver y volver a poner. Al finalizar comprobar que las patatas no estén duras y es en ese momento cuando sabremos si necesita más o menos tiempo de cocción.

El resto ya es historia, se dejan refrescar las patatas un momento y se mezclan con los huevos batidos. Hay que rectificar el punto de sal.

A la sartén y a rezar a la hora de darle la vuelta.

img_20170104_162052984

Sugerencias

  • Uno de los secretos de la buena tortilla es no batir demasiado los huevos. Batir solo hasta que queden bien mezcladas las yemas y las claras.
  • A la mezcla de huevos y patatas se le puede echar una cucharada de puré de tomate (frito o natural triturado)
  • En lugar de hacer un tortillón inmenso, prefiero hacer varias un poco más pequeñas. Así se pueden satisfacer los gustos de unos y otros en cuanto a lo jugosa o más seca que pueda quedar.

 

Recetas

Sopa de tomate

Sopa de tomate

 sopatomate

La foto es prestada y la receta es la que finalmente hago yo a partir de muchas que he visto. Y queda muy rica.

Ingredientes:

2 o 3 dientes de ajo

1 cebolla

1 zanahoria

Aceite de oliva

1 lata de 500 g de tomate triturado natural

½ litro de caldo de pollo (puede ser casero  o industrial)

Sal

Pimienta

Albahaca

1 tallo de apio

 

Preparación:

Cortar la zanahoria, el ajo y la cebolla (en juliana), limpiar el tallo de apio y cortarlo en dos

Sofreir los ingredientes cortados a fuego lento durante 12-15 minutos con un poco de aceite de oliva (un buen chorretón). No dejar dorar.

Añadir el tomate triturado y cocinar durante 5 minutos. Se puede subir un poco el fuego.

Agregar la pimienta, la albahaca y el caldo. Rectificar el punto de sal.

Cocinar durante 15-20 minutos.

Extraer los trozos de apio, dejar refrescar un poco y batir con una batidora de mano. (Hay que poner esmero)

Colar si se desea y servir.

 

Sugerencias:

  • Si se usa albahaca natural echarla al final bien cortadita justo antes de servir.
  • Se puede usar tomate natural cortado en cubitos. Pero hace más incómoda de hacer la receta en este mundo de putas y bandidos.
  • El tallo de apio si se limpia bien de las hilachas que suele tener en la parte exterior del tallo, se pude cortar en cuadritos pequeños y no extraerlo antes de batir. Hay que tener cuidado pues las hilachas son muy desagradables al paladar, a menos que se cuele la sopa. De todas formas si extraes el apio, te lo puedes comer porque queda riquísimo.
  • Hay que tener cuidado al echar sal pues los caldos industriales suelen tener bastante.
  • Se puede servir la sopa con virutas de queso parmesano y una ramita de albahaca por encima, para lucirnos con los invitados.
  • Dice mi amigo Erïck Tejas que si en lugar de caldo de pollo usamos caldo de verduras, nos queda un plato vegano mucho más sano.
  • Y también opina que otra variante es agregarle una o media lata de crema de coco para hacerla aún más deliciosa.